Dr. Alvaro Casasbuenas

Fundador de el Instituto

 

Reseña histórica

A mediados del año 1961, el Dr. Álvaro Casasbuenas Prieto, educador por vocación inició los trámites administrativos ante el Ministerio de Educación Nacional para obtener la creación del Instituto Alemán, lo cual concluyó con la expedición de la Resolución Nº 3550 del 10 de junio de 1962, mediante la cual se le expide la Licencia de Funcionamiento de carácter académico, es así que en busca de mejores servicios de formación cívica, él se contacta con oficiales del ejército con los señores Generales José Joaquín Matallana Bermúdez, Jefe del Estado Mayor del Ejército y el General Álvaro Valencia Tovar, Director de la Escuela Militar José Maria Córdoba, obteniendo con esta orientación y asesora la Resolución N° 00555 de febrero 15 de 1971, con la cual se autoriza el funcionamiento al Instituto Alemán, como militar.

El Dr. Álvaro Casasbuenas con el propósito de exaltar los valores y ejemplo  de  patriotismo al Sr. Capitán Antonio Ricaurte héroe de la gesta libertadora, para que se tenga en cuenta por las nuevas generaciones, solicitó al Ministro de Educación Nacional y al Ministro  de  Defensa Nacional el cambio de nombre del INSTITUTO ALEMÁN, por el de INSTITUTO MILITAR ANTONIO RICAURTE, lo  cual  fue aprobado por las Resoluciones Nº 5191 del 7 de octubre de 1971, emanada del Ministerio de Educación Nacional y la Nº 06056 del 15 de octubre de 1971, expedida por el Ministerio de Defensa Nacional.

Con este Marco Legal, se ajustó la filosofía y los objetivos del Instituto, buscando que los alumnos y los egresados, posean características de: respeto a la autoridad legítima, a los símbolos patrios, a las Instituciones, a la ley y la cultura nacional colombiana, solidarios con los principios que rige la nacionalidad colombiana, a la familia y la sociedad; seguir capacitándose y continuar sus estudios superiores en las carreras como: militar y/o de policía y otras disciplinas del saber.

En la actualidad el Instituto Militar “Antonio Ricaurte” cuenta con la aprobación de estudios académicos de los niveles de educación Primaria, Secundaria, Media y de Orientación Militar según la Resolución Nº 1358 del 27 de agosto de 1991 expedida por la Secretaria de Educación de Santafé de Bogotá D. C., y la Resolución Nº 5665 del 5 de octubre de 1971 del Ministerio de Defensa Nacional para los grados Noveno, Décimo y Undécimo; supervisados por la Unidad Directora, Grupo de Caballería Mecanizado Nº 13 del Ejército de Colombia.

Hoy la institución es líder en el trabajo de métodos de enseñanza como es el trabajo por proyectos pedagógicos que nos ha permitido el reconocimiento de las autoridades en educación y posicionar los primeros puestos en los Foros Educativos convocados por el Alcalde Mayor de Bogotá

 Misión

“Nuestra Misión es la de formar integralmente a jóvenes que puedan enfrentar con éxito las eventualidades del mundo actual,
acentuando los principios y valores que rigen nuestra sociedad, comprometidos con el desarrollo del pais dentro del marco de la
constitución y las leyes. Hombres de honor con capacidad de asumir retos que impliquen dedicación sacrificio y disciplina, para la consecución de sus propias metas”.

Visión

“El Instituto Militar Antonio Ricaurte busca consolidarse como una de las mejores opciones sobre educación formal y
militar, cuyo servicio educativo sea reconocido por su calidad y contribución al cambio social”.

Filosofía institucional
El Instituto Militar Antonio Ricaurte como respuesta al compromiso  que  tiene  para  con  la  sociedad  y la patria dirige su gestión  hacia  la formación integral del estudiante que pueda trascender como persona renovada, inteligente y capaz de sortear situaciones  y conflictos  en  la  vida,  hallando soluciones enmarcadas en la  Ética,  la  Moral  y  la  Justicia  principios  que  rigen la labor educativa en la  Institución

La institución fundamenta sus principios de Ética, Moral y Justicia en la formación integral de sus estudiantes, permitiéndoles:

    Desarrollarse como personas criticas y analíticas, que asuman sus responsabilidades 
    • en la toma de decisiones.
    • Descubrir la verdad en cada una de las áreas del conocimiento mediante prácticas 
    • permanentes de investigación, consulta y experimentación.
    • Desempeñar un trabajo productivo que conlleve a su realización personal al bienestar común.
    • Aprender a amar, respetar la vida, convivir en paz y armonía, a respetar la intimidad y las diferencias, cuidar su salud, su entorno y aprender a conocer y respetar los derechos humanos.
    • Favorecer el afianzamiento de valores éticos, morales y religiosos, el desarrollo de principios cívico-militares que le permitan ser un hombre íntegro frente a la sociedad.